¿Es el más allá probado ahora?

¿Qué se considera como prueba?

Una cosa tengo que decir de antemano: actualmente no hay evidencia científicamente aceptada de un alma que pueda vivir independientemente del cuerpo, o para un más allá. En otras palabras, la evidencia no es reconocida por muchos científicos.

La mayoría de los representantes de la ciencia actual creen firmemente en el monismo / materialismo, aunque muchos descubrimientos en física cuántica y física nuclear lo impiden. Los dos dogmas fundamentales de la ciencia son el neodarwinismo, es decir, la creación del hombre por casualidad, por mutación y la selección, y la teoría del big bang. Ambos son modelos teóricos que tienen muchas contradicciones y, sin embargo, la ciencia se aferra a ellos. En 2004, 33 científicos internacionales publicaron una carta contra la teoría del Big Bang en el New Scientist, y un total de 287 científicos la firmaron después. Pero nada ha cambiado, todos los medios continúan glorificando la teoría del Big Bang y el neodarwinismo.

¿Por qué es eso? En contraste con los tiempos de Galileo, ya no hay una iglesia que vela por la ciencia y quema a los herejes. Pero la investigación y todos los científicos dependen en gran medida de los fondos de investigación, es decir, miles de millones de dólares, y ningún gobierno o donante privado quiere quedar mal y remar contra la corriente principal. En este contexto, no es elegante ni útil admitir que, a pesar de los progresos recientes, realmente no sabemos mucho.

La prueba cientifica

¿A qué nivel queremos tener la prueba? No podemos aportar la prueba tal que una ciencia exacta, como la física o la matemática exige, porque no podemos medir ni pesar el alma o el más allá. Por el contrario, tampoco es posible que los monistas prueben que no hay alma ni mas allá. Por un lado, la prueba de que algo no existe es fundamentalmente imposible por razones de lógica. En segundo lugar, toda ley física de la naturaleza tiene un cierto alcance de validéz. Las leyes de Newton son válidas solo en un rango que está lejos de la velocidad de la luz. E incluso la ley de conservación de la energía y los teoremas termodinámicos son válidos solo en un sistema cerrado. Incluso el principio de que no hay una máquina de movimiento perpetuo (Perpetuum Mobile) se aplica solo a nuestro universo tridimensional. Sin embargo, el alma y el más allá no son parte del universo cerrado en 3D que conocemos, sino que van más allá.

La ciencia dominante está buscando una contra prueba, lo que quiere decir que el alma y el más allá no existirían. Sin embargo, se limita a probar que una experiencia cercana a la muerte, especialmente la separación del propio cuerpo, también puede generarse de otra manera: a través de ciertas drogas, a través de la privación de oxígeno, a través de la estimulación eléctrica de una región específica en el lóbulo temporal. Pero esto no es una evidencia contraria, sino que solo sirve para reducir la credibilidad de las experiencias cercanas a la muerte. De esta manera, se puede demostrar al máximo que la sensación de estar separado del propio cuerpo se puede producir de diferentes maneras, es decir, de otra manera que no sea por una muerte cercana. Uno no puede probar si un alma realmente se separa del cuerpo o si eso es una ilusión. Es por eso que todos estos intentos de prueba son obsoletos. De esta manera, que muchos científicos de pensamiento monista toman, no es posible ninguna prueba lógica.

Muchas enseñanzas esotéricas dicen que el alma se separa del cuerpo durante el sueño: solo una parte del alma se separa en el sueño, el llamado «cuerpo etérico» permanece con el cuerpo, en la muerte el cuerpo etérico va con el cuerpo astral y con el alma al más allá. Existen muchos mecanismos y centros conocidos en el cerebro para el estado de vigilia y de sueño. Ciertamente es interesante, qué mecanismos existen para el deslizamiento hacia el mundo de los sueños, pero la pregunta central, si hay un alma en el mas allá o no, no puede aclararse de esta manera.

La prueba judicial

¿Qué tal una prueba a nivel de un tribunal? Tal vez una prueba circunstancial? Hay muchos miles de pruebas circunstanciales, pero eso no satisfaría a un verdadero escéptico. ¿Cómo sería eso si un tribunal, por ejemplo un jurado, tuviera que aclarar esta cuestión sobre la base de testimonios? ¿Cómo decidirías si fueras miembro del jurado en dicho tribunal?

Utilizando estadísticas, se ha demostrado que la experiencia cercana a la muerte difiere fundamentalmente de cualquier delirio o alucinación por el hecho de que estas personas experimentan un cambio importante en sus vidas, obtienen una actitud diferente hacia los valores de la vida y, por lo general, cambian su forma de vida. Hay varios estudios sobre eso. Esto hace que estas experiencias sean creíbles, pero no puede convencer a muchos escépticos.

La evidencia es significativa cuando las personas experimentan cosas de nuestro mundo tridimensional durante una ECM o una experiencia extracorporal que de otro modo no podrían haber experimentado y que podemos validar con nuestros recursos tridimensionales. Hay varios ejemplos individuales, que he enumerado en la página «la vista de los ciegos». Un caso muy convincente es «Zapato de María» y los otros casos descritos en la parte inferior de mi página «experiencias cercanas a la muerte».

Todavía hay algunos casos similares. Aquí no se puede hablar de casualidad. Estos pacientes fueron ingresados en el hospital gravemente enfermos y no tenían posibilidad de obtener información antes. ¿Cómo podría uno explicar esto de manera diferente que a través de un alma con conciencia que estaba fuera del cuerpo en un momento de poca o ninguna actividad cerebral? ¿Debería la paciente María haber estado en contacto telepático con el zapato de tenis? Un contacto telepático solo es posible con actividad cerebral intacta y solo con personas conocidas, no con zapatos de tenis.

Estos casos son convincentes pero raros y seleccionados a mano, no se pueden crear estadísticas a partir de ellos. Un punto débil a menudo citado es que generalmente no se documentaron inmediatamente después de su creación, sino solo más tarde. Esto está en la naturaleza de las cosas – quien escribira un artículo de periódico o un libro inmediatamente después de tal experiencia – pero eso no se puede cambiar sistemáticamente.

Un escéptico ahora solo podría decir: estos casos no están notarizados, la evidencia no está asegurada, no hay grabaciones de video, pueden inventarse. Esa sería entonces la «teoría de la conspiración»: los creyentes de ECM habrían conspirado contra la ciencia y inventarían incidentes apropiados para ese propósito. Eso está más allá de la razón humana. Por supuesto, sería beneficioso si tales casos estuvieran mejor documentados. Pero en un paro cardíaco, el equipo de rescate tiene otros problemas en mente que contratar un notario y un equipo de video. E inmediatamente después de una ECM, el paciente generalmente tiene otros problemas además que documentar y verificar sus experiencias.

Motivos para el reconocimiento de una prueba.

Por supuesto, todos son libres de creer lo que quieran y adónde lo lleve su mundo de experiencia. Pero quien haya tenido una ECM no necesita pruebas. Siente que su experiencia es verdadera, incluso más verdadera que cualquier otra cosa en su vida.

Hay razones emocionales para resistir la realidad del alma separada del cuerpo y del más allá: el gran logro de la ciencia de los últimos 300 años es el desprendimiento del más allá y de Dios. Es la separación de teorías mágicas y el comienzo de una ciencia exacta con medir, contar y pesar, lo que tiene perfecto sentido. Pero para muchas personas crecidas religiosamente también es la liberación de una compulsión a obedecer las reglas de la iglesia y el temor al castigo de otro mundo y al «tormento eterno del infierno»: el rechazo de la existencia de un alma, por lo tanto, tiene grandes energías emocionales en el inconsciente. El Siglo de la Razón y de las Luces (que floreció alrededor de 1720-1800) trajo la introducción de una mentalidad crítica y lógica que cuestiona todo, incluido lo que solía ser el santuario sacrosanto de las grandes religiones. También es la liberación del hombre del antiguo poder de los Estados Pontificios y la forma de pensar dictada por la iglesia. ¿Debería este logro ser abandonado ahora? Cualquiera que presente un alma independiente del cuerpo pronto tendrá que reintroducir un mundo del mas allá y un dios. Pero el camino del conocimiento sobre el más allá no conduce de vuelta al poder del clero, no a los antiguos dogmas, no a la «condenación eterna en el infierno» inventada por la iglesia, sino al conocimiento de lo que rodea nuestro mundo, y así también para el mejor conocimiento de nuestro mundo material. Digo: se nos ha permitido pensar libremente y lógicamente desde la Ilustración, por lo que aplicamos nuestra lógica a lo que escuchamos y leemos sobre las ECM.

Conclusión

Si alguien cree en los informes de experiencias cercanas a la muerte y experiencias fuera del cuerpo y considera la existencia de un alma inmaterial y un mundo más allá de lo real y reconoce la evidencia como tal, sigue siendo una decisión personal individual, pero una decisión con gran efecto en las actitudes y puntos de vista personales.

Yo mismo no tenía una ECM. Pero en base a los hechos presentados, supongo que los informes de experiencias cercanas a la muerte son ciertos, que hay un alma independiente del cuerpo y un más allá. Las siguientes páginas son principalmente para lectores que podrían adquirir una actitud positiva para el más allá.

(Traducción revisada el 28 de noviembre de 2019)

Deja una respuesta